Articulo periodico el Mundo Encuentro Transición 14 de Abril MIJAS


Desde el albergue Entrerríos, en Mijas, pueden verse aún los efectos devastadores del incendio que se inició en el Barranco Blanco y quearrasó más de 8.000 hectáreas de la serranía malagueña en pleno agosto. Pero las lluvias del otoño y el invierno han devuelto el verde esperanza a la naturaleza. La primavera estalla con todo su esplendor y las brasas del verano son ya un mal recuerdo, a los ojos de un puñado de entusiastas de toda España que han bajado hasta aquí este fin de semana para imaginar un mundo mejor.
"Estamos en la auténtica primavera de la transición", asegura Javier Zarzuela, venido desde Zarzalejo (Madrid), el grupo anfitrión del Primer Encuentro de Iniciativas de Transición hace exactamente un año. "Desde que nos juntamos por primera vez, el terreno está más que abonado. La temperatura ha subido y eso ha permitido una auténtica explosión de ideas en toda nuestra geografía. Hay un gran anhelo de cambio y muchas ganas de pasar a la acción".
Unas 40 iniciativas de Transición están ya en marcha en todo el territorio nacional, de Andalucía a Galicia, de Madrid a Cataluña, del País Vasco a Murcia. El movimiento fundado en el 2006 por Rob Hopkins y Ben Brangwyn en Totnes, al sur de Inglaterra, cuenta con más de mil grupos en todo el mundo y se ha propagado en nuestro país por pura "polinización" en tiempos de crisis.

Sueños que se cumplen

Las monedas sociales, los bancos de tiempo, los grupos de trueque, los "reciclamercados", el emprendimiento social, la permacultura, la bioconstrucción, el decrecimiento energético, los huertos comunitarios o las cooperativas de energía renovable son algunas de las manifestaciones concretas de ese deseo común de "transición" hacia una nueva realidad social y un modo de vida más en sintonía con el planeta.
"Cada grupo tiene propia receta, aunque hay ingredientes que todos compartimos y que son vitales para que el trabajo colectivo acabe teniendo una aplicación práctica", advierte Juan del Río, fundador deTransición Sostenible en Barcelona e infatigable impulsor del movimiento en España. "El encuentro de Mijas está centrado en la puesta en común de todas esas herramientas que están posibilitando el cambio desde lo local. Queremos ser también el punto de encuentro de las iniciativas que están surgiendo en todos los campos y que hasta ahora no estaban conectadas: el paraguas de la transición es muy amplio".
"Cada grupo tiene propia receta, aunque hay ingredientes que todos compartimos"
En Mijas, las energías se han volcado en la iniciativa de "microhuertos"que pretende recuperar la esencia agrícola del pueblo y dinamizar al mismo tiempo la economía local. "El siguiente paso es el mercado de productores locales, de kilómetro 0 y sin intermediarios", nos informa Susana Cortés, del grupo local de Transición. "Llevamos poco tiempo, algo más de un año, pero notamos un interés de la gente cada vez mayor. Aunque ya sabes lo que cuesta cambiar las cosas, y lo fácil que es pasar de la euforia a lo momentos en que te vienes abajo. Por eso es tan importante sentirte arropado por el grupo".
Susana Cortés soñó hace un año que el segundo encuentro nacional iba a ser en Mijas y aún le cuesta creer que más de un centenar de 'transicionistas' se hayan materializado en el albergue Entrerríos. Con su experiencia como 'cuentacuentos' dio a su manera la bievenida al nutrido grupo: "Soñar para realizar... Creo que ése es un elemento que nos une a muchos. El futuro se empieza a construir en el presente, y hay que tener muy clara esa visión hacia la que queremos caminar".
En Coín, donde se fundó en el 2009 uno de los grupos pioneros de la nueva transición, el futuro está más labrado. Allí circula ya el 'coín', la moneda social autóctona (aprovechando la coincidencia con 'coin' en inglés). Hace dos años se celebró la feria de energías alternativas, con despliegue de cocinas solares, calentadores artesanales y demostraciones de bioconstrucción. Los huertos comunitarios fueron la semilla del mercado local de granjeros, con 30 puestos que pronto traerán hasta el corazón del pueblo lo mejor de la cosecha local...

La semilla de la sostenibilidad

"Estamos en un momento ideal para experimentar y probar cosas nuevas", asegura Ana Blanco, ex consultora de informática que ha cambiado totalmente de 'chip' con Coín en Transicición. "Los Ayuntamientos están endeudados hasta el cuello y no les puedes pedir dinero. Pero si les presentas un proyecto de coste cero, que trate de aprovechar mejor los recursos de la población, te van a respaldar sin duda".
"No nos basta con poner en marcha las ideas, tenemos que celebrarlas con el corazón"
"Al principio nos veían como un grupo de alternativos y extranjeros", reconoce Ana Blanco. "Pero han visto que las ideas pueden funcionar en beneficio de la gente del pueblo sin un coste adicional, como ha pasado con el mercado. Ahora estamos volcados en una plataforma de recuperación de recursos, haciendo inventario de todos los locales y recursos que tiene el pueblo y que no se utilizan, e intentando conectar esa disponibilidad con emprendedores y con gente joven con ganas de hacer cosas".
La regeneración económica es otra de las piedras angulares del movimiento de transición que arrancó como respuesta desde lo local al cambio climático y al pico del petróleo y ha ido adaptando su mensaje a la nueva realidad. Grupos como Slow Energy, trabajando por un nuevo modelo energético, intentan facilitar precisamente las herramientas para hacer posible la transición.
Slow Energy acudió a la cita de Mijas y también estuvo recientemente en del Día de la Energía organizado por Z, uno de los grupos más activos de la Península. Javier Zarzuela trajo hasta la serranía malagueña la fructífera experiencia de Agricultura Sostenida por la Comunidad (CSA) en la que participan 24 familias del pequeño municipio a la vera de El Escorial, donde pronto circulará la 'mora' como moneda social.
arzalejo en Transición
"La transición consiste sobre todo en hacer y celebrar", insiste Javier Zarzuela. "No somos grupos aburridos de gente que se sienta para hablar y hablar. Todos los pasos que damos los celebrarlos con comida, con baile, con canciones... No nos basta con poner en marcha las ideas, tenemos que celebrarlas con el corazón. La creatividad de grupo encuentra su mejor expresión si reclamamos ese espíritu lúdico, que nos va a dar energías para seguir imaginando ese otro mundo posible".